Espacio Abierto: "No soy capaz de ser feliz. Y lo necesito"

La soledad es algo que últimamente  me acompaña a diario. No es algo buscado..o sí, no sé. Solamente sé que cada día que pasa me siento más sola. Cierto que al principio de mi depresión la buscaba porque era mi forma de escapar de las miradas de la gente, no quería hablar, no quería que me vieran llorar o con los ojos hinchados de haber llorado toda la noche y parte del día.

Ha ido pasando el tiempo y 2 años después siento que vuelvo atrás una y otra vez, llevo años así a pesar de que lleve solo 2 en tratamiento, pero esto es una montaña rusa, una ida y venida de sentimientos, de pesadillas, de malos recuerdos, no soy capaz de llegar a la gente, porque mucha se aleja de mí por mi tristeza y la que parece apoyarme al principio…con el tiempo parece cansarse y al final…no queda nada, solo intentos de amistades a los que me aferré con toda mi alma y me decía… “Esta vez sí…pero NO“.

La gente se va, la gente quiere alegría a su alrededor… y yo… que durante muchos años fingí ser la más alegre del mundo para esconder mi pasado y que NADIE supiese todo lo que llevaba dentro, ahora me veo sola, he ayudado en mi camino a mucha gente, incluso a los que no se lo merecían, me daban una bofetada y yo ponía la otra mejilla, todo por agradar, por parecer normal, por sentirme acompañada y valorada… Y COMO VAN A VALORARME SI NO ME VALORO NI YO MISMA!!!!

Casada pero sin hijos voy dejando que se me escape la vida, y ahora, en este momento, estoy sola en mi casa,con mi marido de viaje de trabajo se me viene el mundo encima y todo se me hace más pesado y más duro. Quiero dejar de sentir esta soledad, de ser capaz de mostrar alegría que aunque fingida no aparte a la gente de mi lado, gente de la que necesito un abrazo, una mirada, un gesto cariñoso.. algo q me diga.. “Estoy aquí, no entiendo lo que te pasa pero respeto tu silencio“.

Es una tristeza decirlo, pero NO SOY CAPAZ DE SER FELIZ y lo necesito porque la vida me cansa, no soy capaz de dejar de llorar y de sentirme insignificante.

Necesito un poco de luz, ¿Podría alguien enseñarme la salida de este túnel?

Espacio Abierto: Un vacío que me asusta

Buenas noches,

Hacía tiempo que quería escribir pero a veces te cansas de repetir siempre lo mismo. Llevo unos meses en “crisis”, quizás más de lo que pensaba, no me asusta sentir dolor, me cansa no terminar de arrancar. A principios de este mes tuve una muy buena noticia, me jugaba 5 años de formación a un examen y lo conseguí, la verdad que fue una inyección de optimismo, de superación, de reconocimiento.

A pesar del pasado, del presente, de tantas secuelas, hay esperanza y podemos ser un ejemplo de superación. Nunca olvido donde estoy, todo lo que he avanzado, tengo un trabajo que amo profundamente, me da Vida, me llena de Vida, una pareja que me quiere y con quien he conseguido una estabilidad que nunca pensé…….

A pesar de todo eso, siento a veces un vacío que me asusta, lo que pensé en un primer momento que solo sería una mala racha se está conviertiendo en un estado casi permanente. He vuelto a tener miedo a los espacios cerrados, a los aviones, ascensores…. Las pesadillas me visitan de manera periódica pero sobretodo la sensación de hastío, de soledad, de vacío.

Me pregunto si será así toda la vida, si nunca podré despegar de verdad, soltar amarras y ser feliz. Mi objetivo es ser feliz, lo deseo profundamente, lo necesito, no quiero seguir siendo una víctima, hay momentos que no sé ni siquiera quién soy y sé que todo esto que siento es normal, solo que a veces….. te cansas….

Espacio Abierto: ¿Sufrí o no abusos sexuales?

Hola

Tengo 47 años y hace un par de años empezé una terapia y salieron reacciones extrañas, esto más, un poco de otro me hacen creer que tuve abusos sexuales, la cosa es que con seguridad no lo puedo saber, tengo todo el plantel de síntomas de los que aquí habláis, es casi un alivio saber por donde buscar a tanta desazón aunque suene macabro pero…

¿Hay alguna manera de saberlo con certeza y no morir en el intento?

Quería saber si me podéis ayudar a como enfrentarme con un fantasma que seguro me tiene pillada.

Muchísimas gracias y seré una más entre vosotros buscando ese vivir que tiene que ser maravilloso.

Espacio Abierto: ¿Existe de verdad el amor?

Hola, llevo unos meses con un conflicto que me está empezando a quitar el sueño, no lo he hablado con nadie, la verdad que no me siento orgullosa de lo que me está pasando….. tengo pareja desde hace 5 años y medio, como en todas las relaciones hemos pasado por momentos buenos y otros no tan buenos, lo cierto es que en mi caso mantener relaciones sexuales a veces es un problema, él lo entiende pero sé que a veces se desespera, tenemos épocas donde solo discutimos,

Le conté que sufrí abusos y me ha ayudado mucho, siempre ha sido un apoyo para mí, es muy buena persona, me quiere y me respeta….. Yo, con todo esto de los abusos tengo mis crisis, hay épocas donde estoy muy bien, tranquila pero otras veces me sobrepasa todo lo que siento, desde rechazo, hasta ansiedad, pasando por angustia y soledad…..

Llevo unos meses pensando en otra persona, no me siento bien, siento que lo estoy traicionando pero no sé como parar ésto, la otra persona está todo el día en mi cabeza…. a veces pienso que estas cosas me pasan por lo inestable que soy, por todo lo que he vivido, por las secuelas que me han dejado los abusos, yo lo quiero, mucho, pero a veces me pregunto qué es el amor, si de verdad existe, el amor entre dos personas, y pienso que soy incapaz de sentir, por eso siempre busco sensaciones nuevas, algo que me permita seguir soñando…..

No puedo evitar preguntarme si ésto me pasa por los abusos que sufrí de pequeña, espero que con el tiempo esa sombra deje de perseguirme…..

Espacio Abierto: "Las preguntas que me persiguen"

No sé si les pasa lo mismo que a mí, muchas veces me doy cuenta que hay preguntas que siempre están ahí y me las hago continuamente ignorando el dolor que ellas provocan en mí y que posiblemente las respuestas no me gusten en absoluto, porque en el fondo sé cuáles son.

¿Podré ser feliz con alguién algún en día? Sé que la respuesta es sí, claro alguién aparecerá, pero la verdadera cuestión es si esa persona va a saber estar a mi lado y tener la paciencia para aguantar mis bajones, mis rarezas…

Luego también me ronda ¿Por qué no puedo vivir las relaciones sexuales cómo el resto de personas? El preguntarte el por qué yo no, esta claro que eso viene de por qué a mí, que tanto nos suena. Quiero disfrutar de la persona que quiero sin sentirme mal por ello, poder dar a conocer cada centímetro de mí, sin preocuparme del después, porque a veces va bien, pero otras no y no logro saber qué es lo que pasa cuando me va mal. Es cómo una marca que nos han dejado, que no consigo borrar por más que lo intento.

Al mismo tiempo pienso que para entenderte, para que te conozcan bien tienes que hablar, pero a veces no te apetece, o no sabes si es la persona, por lo que te quedas callada y entras en un bucle del que es díficil salir, donde finges ser una persona que no eres, que detrás de eso que pueden ver hay mucho más y más complicado. Al mismo tiempo, temes que salgan corriendo y te sientes mal por no hablar, por no dejarte llevar.

Lo que voy a comentar ahora no sé los demás lo compartiran pero a veces cuando me ocurren cosas pienso que si es por lo que vivimos de pequeños, por ejemplo, cuando me planteo mi sexualidad, y me siento estúpida porque mi vida hace tiempo que no gira alrededor de lo ocurrido, pero esa pregunta no se va, ¿Se irá algún día?

Y la pregunta más importante, ¿Seré siempre así? Me temo que la respuesta es sí, somos así por lo que vivimos y podemos aprender a vivir mejor o peor con ello, pero somos así.

No todo es negativo, me gusta cómo soy y me quiero tal cuál, admiro mi enorme sensibilidad, mi alegría, mi valentía… Y sé que eso se ha contruído a lo largo de mis vivencias en mi vida. Y pienso, sinceramente, que somos especiales, somos diferentes al resto, no quiero decir mejores ni peores, pero aunque cueste pensarlo estamos hechos de otra pasta, somos personas muy valiosas que pasamos desarpecibidas para el mundo pero no para los que se molestan en conocernos.

Espacio Abierto: ¿Cómo proteger a mi bebé para que no le pase lo mismo?

¿Qué tal? Encontré esta pagina, buscando información en prevención de abusos infantiles, ya que tengo un pequeñito de 4 años, al cual amo y por supuesto quiero proteger de todo esto que muchas veces no queremos ver.

Al igual que a muchos en este blog, yo también fui abusada por dos personas en mi niñez, personas diferentes
por mi abuelo y un vecino… ¡Qué horror diran ustedes! Pues yo digo que fue una condena… al principio no sabes, es más no recuerdo cuando fue y como fue las primera vez… si fue mi abuelo materno o aquel vecino , quién?? no lo sé…. sólo tengo imágenes, recuerdos que me torturaban en mi juventud…

Hoy tengo 28 años, me casé y solo 2 personas saben lo que me sucedió: mi esposo y un ex amor que fue importante para mí. Nadie en mi familia lo sabe, mi madre menos, no quiero hacerle daño a estas alturas de mi vida, no sería justo.

Aprendí a callarme, a culparme desde que tengo razonamiento, me sentía la nada misma, cuando me acuerdo de aquello me da asco, aún me da asco y aunque aprendí a sobrellevar esto igual me siento a veces débil. Por lo mismo me formé como una persona distante , desconfiada.

Hoy en día con mi bebe es igual de traumático. No lo dejo solo con sus abuelos, con tíos, hasta con sus primos.. Intento dentro de lo posible estar siempre presente, mi esposo no me dice nada puesto que sabe lo que me ocurrió y creo que comprende mi exagerado comportamiento. También converso con mi bebe que su cuerpo es de él que nadie debe tocárselo y que si alguien lo hace que me diga, que lo amo…

Intento así prevenir cualquier acto en contra de mi niño, confieso que da pavor, miedo que algo le suceda….

7 Comentarios

  1. Buens Días:
    Pues como todas las personas que encontraron la página, también estoy en búsqueda de ayuda.
    Bueno mis papás se divorciaron y nosotras nos quedamos a vivir con mi papá, desde que soy niña mi papá me tocaba inapropiadamente, me di cuenta pequeña, caminaba con sus manos en mis bolsillos traseros, me acariciaba en cada ocasión que podía el trasero e incluso cada vez que pasaba por su lado me pellizcaba el mismo, cuando fui creciendo empecé a desarrollarme y pues pensé que solo duraría mientras era niña, pero el tocó mis pechos y cuando crecí le reclamé por eso y me dijo que quería saber si estaban creciendo, cuando entraba a la ducha él entraba al baño a ver como me cambiaba, siempre sentí nervios pasar al lado de él por lo que pasaba. Una vez le hice ver una película en la que un papá le hace cosas similares a su hija y desde entonces dejó de hacerlo, pero cuando tenía 17 años y estaba viendo tv me mordió el trasero algo que llevio marcado en el alma, aun siento sus dientes, el miedo, el asco que sentí ese moemto que me mordia. 2 mañanas entró a mi cuarto mientras dormia y me tocó el trasero, según el para saber si me había hecho pis, pero ya tenía más de 18 años, una vez cuando me enfermé a los 19 años me obligo a que me dejara frotar los pechos por el con mentisan y realmente me obligó diciendo que él era mi papá que de todos debía esconderme menos de él, estuvo insistiendo más de media hora hasta que mi hermana menor me dijo que nos dejaramos hacerlo, me arrepiento de haberlo hecho.
    Si me hacía pis cuando era niña, pero leí que es una reacción a la agresión sexual por la que estaba pasando, tengo sentimientos encontrados hacia mi papá por un lado él sólo nos crió a las tres, a las tres nos tocaba el trasero pero solo a mi me tocó los pechos, me mordió el trasero y entraba al baño después de ducharme, él siempre ha sido cariñoso, defensor de nosotras nos decía que le contáramos si alguien nos hacía daño. Todos lo consideran un buen padre por eso, y sus colegas un intachable profesional, pero me agredió sexualmente verdad? ahora siento rabia, no tenía a quien acudir, era niña y quien se supone debió protegerme me estaba manoseando, tengo 29 años y aun no lo supero, tengo pesadillas en las que él me pasa su parte por mi cuerpo, incluso le grito pero pienso que sólo son ganas de desahogarme de sacar ésto.
    Lo contradictorio es que si amo a mi papá, pero no puedo con esos momentos tan traumáticos que pasé, aun siento sus dientes en mi trasero, sus miradas en la ducha, no sé que más hacer, lo he perdonado, ayer lo he confrontado y me dice que no recuerda que me halla tocado o morido, y que todo lo veo con malaicia que es normal que los padres hagan eso, aun no puedo aliviarme, sentirme mejor, ya estoy casada tengo una hijita pero no llego a satisfacerme sexualmente en nuestros encuentros con mi esposo, no sé si es por lo que pase cuando era niña. Quisiera contarle a mi tia, que es lo más cercano a mamá que tuve pero tengo miedo que no me crea.
    Bueno es todo lo que recuerdo por ahora, de antemano muchas gracias por su atención. estaré atenta a su respuesta.
    Atentamente,
    anónima

    Responder
  2. Fui la décima hija de una familia tradicional mexicana del Sur de México. Vivía en la zona de la Sierra. Mi embarazo fue no deseado y hubo quien quería adoptarme, porque era demasiado el trabajo de mis papás. Pero ellos se negaron, por ser muy católicos y no ser bien visto dar a los hijos.
    Sin embargo, todos menos uno de los miembros de mi familia me rechazó. Sólo la hermana que me cuidó me quiso desde el principio. Actualmente no sé si han aprendido a quererme o todos me quieren por la culpa de no haberme amado desde el principio.

    Por qué elegí esta familia? Yo sentí que Dios estaría muy presente en mi vida y eso me llevó a acercarme ahí y aguantar los abusos.

    Tuve la intención de ser religiosa, pero desistí de ello porque había una extraña sensación con los hombres que no me dejaba dar el sí. Años después recordé que fui abusada…
    Después de 6 noviazgos fallidos y no haber podido consumar con ninguno de mis novios el acto sexual la respuesta salió a la luz.

    El último novio no le gustaba la religión y cuando me dejó por no poder tener relaciones sexuales, decidí que me dedicaría a Dios por completo y lo encontré y fueron años que viví en plenitud a través de un grupo de meditaciones que había por mi pueblo, donde te comunicabas con el Eterno y lograbas la paz…

    Pero ese Dios que me dio paz, tenía preparado para mí el libro de Job. Un día atormentada por no poder bajar de peso, estaba en la caminadora y vino una respuesta a mi mente: Abusó de mí. Yo dormía plácidamente en el cuarto de mis padres y él salió de bañarse… me bajó mis calzones y succionó mi vulva, cuando iba a voltearme, yo desperté y grité. Me levanté, subí mi ropa y le dije a mi mamá que Luis me había visto la cola…

    Así fue como comencé a explicarme el por qué de los rechazos, reacciones y nervios que tenía involuntariamente.
    Dios estaba a mi lado sosteniéndome, porque este primer recuerdo pensé que ocasionaría en mí una enfermedad. De hecho me caí de un segundo piso, pero sobreviví.
    No me estaba dado irme todavía.
    Seguí caminando como pude, gracias a Dios tenía trabajo y amigos que me comprendían. Entonces continuaba, pero teniendo muchos problemas en casa.
    Las molestias continuaban. El psicólogo me decía que observara cómo me relacionaba y por qué atraía relaciones complicadas a mi vida. Entonces ocurrió… un anciano comenzó a acosarme sexualmente. Entonces descubrí la proyección. No había sido únicamente abusada por mi hermano Luis, sino también por Luis mi padre…. Y ahí estaba la realidad. Mi madre se había ido a cuidar a su hermano enfermo. Yo tenía seis años y él (mi padre) me llevaba a acostar con él. En la noche sentía su pene sobre mi cadera y así fue toda la semana.
    Mi cuerpo engordó notablemente y hasta hoy es que puedo ponerle nombre a lo ocurrido. Siempre me había humillado y juzgado de ser una mala mujer-niña. Eso me hirió notablemente.
    Por otra parte tenía prohibido contradecir a mi padre, porque era el sostén de la familia.

    Por cierto que había habido otro abuso. Terrible… yo estaba solita en mi cunita y llegó un pequeño niño y mordió mis genitales. Aún dudo si fue mi hermana, hermano o mi primo, porque todos se concentraban en la casa de mis papás.

    He sufrido el acoso de mi primo a través de los años, por lo que pienso que sería él. Su mamá sufrió de abusos por parte de su esposo, emocional y sexual, lo cual complicaba más mi situación.

    Desconozco si mis hermanas serían abusadas. No lo hemos platicado, no hemos tenido la entereza. Pienso que con el tiempo se hablará o bien mi sobrinos que se atienden con modernos métodos psicológicos lo harán.

    Dónde queda Dios en todo esto??? Sosteniendo mis ganas de suicidarme y proveyéndome de trabajo, porque en mis condiciones emocionales es muy difícil que me den trabajo… pero pasó bobito y pude salir adelante.

    Ya mi mente no me ha permitido estudiar más y tengo lupus, lo cual complica las situación de vida. Pero sigo.

    Hace poco tuve un sueño. Me decía mi maestra espiritual (que hace 4 años no veo) que Dios decía que había permitido todo esto, porque al superarlo sería una persona prácticamente invencible, que nada me haría daño y tendría una vida en plenitud.

    Pues esta es mi vida que después del sueño he querido compartir con ustedes… no sé si les sirva, pero sigo con vida, ya no tengo reacciones extrañas con los hombres y sigo trabajando… esperando un día poder llegar a la plenitud de los tiempos.

    Responder
  3. Leo estas notas y no me resigno , uno es niña y no comprende el abuso, lo bloquea, lo bloquea tanto durante su vida, Será así puesto ahora de vieja me entero que también mi hijas a sido abusada por alguien de mi familia y yo no me di cuenta. ¿Cómo pude estar tan ciega?

    Responder
    • AspaSi

      Precisamente por eso no lo viste, porque lo sufriste tú misma y lo bloqueaste. Aunque parezca paradójico, las madres que fueron abusadas muchas veces tienen grandes dificultades para darse cuenta cuando le sucede a sus hijos. Hay varias razones, pero es importante que comprendas que no podías verlo igual que no pudiste ver tu propia historia y por eso la bloqueaste. Lo más importante es buscar ayudas o soluciones para ti, para tus hijas y toda la familia, proteger a los pequeños y sanar lo máximo posible a los adultos. Un abrazo.

  4. Tengo 38 años, hace 5 empeze terapia psicologica pues recorde como mi padre abusabs dr mi desde los 5 años hasta los 11, lo habia bloqueado todo, he tenido crisis muy fuertes pues ha sido regresar a cuando pasaba todo eso, era horrendo muchas veces fue muy violento, es como si fuera quitandole la mascara, descubrir como era realmente, todos estos años fue callarme a mi misma, ahora le estoy regresando su voz a esa niña.

    Responder
  5. “Veo la arena con la que quiero jugar contigo, y me doy cuenta que es una arena sucia. Los juguetes que compartimos de niñas temo recordarlos. Tengo calor. Me duelen las piernas de tanto andar. Y mis ojos son fuego y agua a la vez. Te cuesta creerme, porque eso supondría admitir tu herida, y esa herida es tan profunda que si empieza a sangrar puede que ya no pare jamás. El camino se ha llenado de piedras y cada vez es más cuesta arriba. Párate, conmigo. Tumbémnos entre cojines y mantas. Enterremos nuestras manos entre la arena húmeda. No está sucia, eso ya pasó y no hay siquiera culpables. Respira. Llora. Créeme y créete, con eso basta, que perdonar es para nota. Reescribamos la historia de la mano de unos guiñoles coloridos. Démonos esa oportunidad.”

    Dedicado a mi hermana… y a todas y todos los que siguen luchando aunque el camino sea difícil.

    Gracias ASPASI por haberme acogido tan bien y por haber creado un espacio donde poder hablar del abuso sexual en la infancia sin tabús, sin victimizar y de forma constructiva.

    Responder
  6. ….Aún a veces, después de más de 39 años que empezó todo, si lo pienso (mejor decir) si lo siento. Siento aquel nudo en el estomago, como mariposas en el vientre que suben y bajan y dan vueltas de forma incontrolada intentando escapar del cuerpo, pero yo no les dejo porque estoy aterrada, paralizada….

    Eso era exactamente lo que me pasaba cuando mi tío abusaba de mí. Mi ser desaparecía de la faz de la tierra, solo me quedaban aquellas mariposas en el estomago como señal de que estaba viva y no debía desaparecer del todo.

    Han pasado muchos años y en realidad aquello paso, incluso finalmente lo denuncié con 17 años y cumplió su condena.

    Llevo una vida normal (). Pero quiera o no, marcada por este hecho. Marcada por no saber diferenciar el amor del sexo, amén de disfrutar de mi cuerpo, por desconfiar de la familia y de las personas en general, por haber perdido la infancia para convertirme de repente en víctima y acusada a la vez.

    Los abusos sexuales son Tabú.
    Si lo cuentas aunque seas adulta, te miran como si te hubiera pasado ahora y no de niña y hasta se preguntan ¿porque no hiciste nada? Sientes la verguenza ajena al contarlo y no puedes evitar sentir la culpa del silencio o en otros casos, te dicen ¡¡eso ya paso hace muchos años¡¡¡ olvídate. Si me olvido, me olvidé desde el primer momento para mitigar el dolor, pero mi cuerpo y mi alma no olvidan y yace muy dentro de mí, en el fondo, escondida, la niña asustada que fui en aquellos duros momentos de continuos abusos.

    Lo peor no son los hechos. Son las secuelas. Secuelas psicológicas que van marcando la forma de pensar, de vivir, de sentir, de relacionarse…mientras vas creciendo con aparente normalidad y sin saber realmente que está pasando.

    ¿Alguien se preocupa por esto? Son daños colaterales (similar al stress post-traumático) ¿quien paga los tratamientos con el psicólogo?

    Por favor, gobiernos y ciudadanos del mundo. Los abusos sexuales son asesinatos en toda regla. Asesinatos de la infancia, de los valores, de las ilusiones, de las esperanzas de los niñ@s .

    Abran los ojos y miren la realidad y hablen de ello y ayuden a los niñ@s en su proceso de sanación y crecimiento.

    MARIA

    España

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Comparte!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrShare on Google+Email this to someone