CONSEJOS PARA LA DETECCIÓN DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL

CONSEJOS PARA LA DETECCIÓN DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL

Cuando un menor está sufriendo abusos, puede guardarlo en secreto por muchos motivos: miedo, vergüenza, desconocimiento, etc, pero siempre da indicativos que podemos aprender a identificar para actuar lo antes posible.

Debemos tener en cuenta que alrededor del 90% de los abusos no comienza de forma violenta, sino como un juego en el que hacen sentir al menor especial, mayor, importante, cómplice de un secreto divertido, etc…

1 º INDICATIVO

En nuestra experiencia, en la primera fase del abuso, mientras el menor cree que es un juego y siente gustito, el único síntoma que se observa es una conducta sexualizada y un conocimiento o lenguaje no acordes a su edad.

Si les preguntamos dónde lo han aprendido, normalmente responden que ha sido una persona adulta o un compañero del colegio. Si se trata de un compañero/a con quien realizan juegos que no corresponden a su edad, debemos tener en cuenta que éste/a podría estar siendo abusado.

Qué hacer

Si detectas esta conducta, pregúntale de forma desenfadada, como si el asunto no tuviera ninguna importancia, para que no note temor en ti y no te proteja evitando contarte la verdad.

Debemos también tener en cuenta que todos somos seres sexualizados desde que nacemos y es normal que los menores hayan experimentado placer, así que debemos evitar hacerles sentir culpables, ya que esa culpabilización queda fijada, dañando su capacidad para relacionarse con normalidad cuando son adultos.

2º INDICATIVO

Una vez que el abuso deja de ser percibido como un juego, el menor comienza a sentirse forzado y lo rechaza. Es entonces cuando comienzan a dar muestras de cambios en su comportamiento.

Los indicativos más habituales son: introversión, aislamiento, miedos, ira, pesadillas recurrentes, regresiones, autolesiones, hipersexualización, falta de control de esfínteres (enuresis – encopresis), fracaso escolar, o reproducir los hechos con otros niños.

Qué hacer

Si detectas alguno de estos síntomas, no des por hecho que la causa es un abuso, puesto que también están relacionados con otras circunstancias, pero sí son indicativos de que algo importante está sucediendo y deben ser atendidos.

Abre la comunicación de forma suave y tranquila. Dile que te gustaría saber cualquier cosa que le preocupe, moleste, atemorice, etc, y que harás todo lo posible por ayudarle y buscar soluciones.

3º INDICATIVO

Amor-odio hacia una persona: cuando un menor comienza a mostrar reticencia a ver a alguien con quien tiene una buena relación, ya sea de la familia o del entorno cercano (amigo, profesor, cuidador, entrenador…), o cuando muestra nervios, agresividad, una conducta evitativa, o de amor/odio.

Qué hacer

Para explorar qué sucede, podemos decirles lo que vemos y abrir la comunicación: «¿Te pasa algo con el «tío Juan»? Parece que cada vez que viene te pones nervioso (o lo que detectes en su conducta), ¿quieres que hablemos de lo que te pasa?». Hemos de hacerles preguntas abiertas y darles el tiempo que necesiten para responder sin presionarles.

Es importante evitar que las preguntas contengan alguna respuesta, como «¿por qué estás enfadada, has vuelto a regañar con tu amiguita?, ¿estás triste porque nos vamos ya a casa?», etc.
Cuando es difícil para ellos contarnos la verdad, o cuando no entienden bien qué está pasando, pueden simplemente darnos la razón para evitar decirnos qué está pasando.

Un abuso detectado jamás debe silenciarse.

Si tu hijo, hija o cualquier menor te cuenta hechos compatibles, muéstrale tu apoyo, créele y agradécele que haya confiado en ti. Si no sabes cómo actuar, dile que vas a buscar ayuda y contacta con un profesional o entidad especializada.


Ayudar a nuestra pareja a comprendernos mejor

¿Te contamos una cosa muy bonita? Nos llaman muchas parejas, familiares y amigos de personas que han sido abusadas para preguntar qué pueden hacer por ellas. Es muy reconfortante ver cómo, tras haber tenido una infancia difícil, ahora cuentan con nuevas personas que les apoyan, les acompañan y hacen lo posible por comprenderles.

Por eso, también es importante que la persona que ha sufrido el trauma se ponga en su piel y se lo haga fácil, entendiendo que este asunto probablemente les asusta y les intimida, y que podrán ayudar solo hasta un límite.

Ojalá los demás pudieran cubrir todas nuestras carencias y estar siempre que les necesitemos con las palabras adecuadas, ¿verdad? Esto parece que no es posible, pero si tenemos la suerte de contar con alguien que nos ofrece lo que puede de corazón, eso ya es mucho.

Te invitamos a entrar en una sesión del GAM con nosotras y escuchar este pequeño extracto en el que habla la psicóloga del grupo.

Dentro del GAM: sanar las secuelas del abuso


Renueva tu suscripción a nuestro boletín


Como ya sabrás, el nuevo reglamento general de protección de datos nos obliga a pedirte que renueves tu suscripción si quieres seguir recibiendo nuestros correos.

En el tiempo que llevas con nosotras, habrás visto que no solemos ser pesadas y que nos gusta ser transparentes en nuestra información. Por eso, te informamos de que:

  • tus datos los vamos a utilizar solo para enviarte nuestros boletines o contactar contigo si te suscribes a alguna de nuestras actividades. Nuestros correos tienen una finalidad divulgativa e informativa. Estamos preparando nuevos materiales para después del verano sobre prevención, detección e intervención basados en las consultas que recibimos y en las necesidades que percibimos.
  • nunca daremos tus datos a terceros si no es por requerimiento legal. (Algunos de vosotros también estáis suscritos a Centro Hara (www.centrohara.es), el centro de terapias que sostiene una parte del trabajo de Aspasi y que está dirigido también por Margarita).
  • puedes darte de baja cuando lo desees.

Puedes ver nuestra política de privacidad aquí y renovar tu suscripción en la cajita azul de suscripción que tienes a tu derecha si estás en el ordenador o más abajo si lo ves desde tu teléfono.

Esperamos que sigas con nosotras y, si no es así, muchas gracias por apoyarnos todo este tiempo.


Margarita y equipo de Aspasi.


Proyecto de neurociencia para la detección de los abusos sexuales en la infancia

Proyecto de neurociencia para la detección de los abusos sexuales en la infancia

La neurociencia puede ser clave para luchar contra los abusos sexuales a menores. El dispositivo se encuantra en fase de pruebas y necesitamos voluntarios a partir de 7 años.

El objetivo es llevarlo a los colegios para conseguir una detección temprana. Los menores solo tienen que ver un vídeo muy corto e inocuo conectados al dispositivo. Dicho vídeo está en nuestra web para que lo puedas ver: abblock.org

Escríbenos a voluntarios@abblock.org y apunta a tu hijo/a a los tests que realizaremos el 9 de junio en Aspasi.

Tenemos la oportunidad de combatir el problema con tecnología.

La neurociencia puede ser clave para luchar contra los abusos sexuales a menores. El dispositivo se encuantra en fase de pruebas y necesitamos voluntarios a partir de 7 años.

El objetivo es llevarlo a los colegios para conseguir una detección temprana. Los menores solo tienen que ver un vídeo muy corto e inocuo conectados al dispositivo. Dicho vídeo está en nuestra web para que lo puedas ver: abblock.org

Escríbenos a voluntarios@abblock.org y apunta a tu hijo/a a los tests que realizaremos el 9 de junio en Aspasi.

Tenemos la oportunidad de combatir el problema con tecnología.

 

Dónde comprar los cuentos

Dónde comprar los cuentos

Tu cuerpo es tu tesoro y ¿De qué color son tus secretos?

Recomendados de 3 a 9 años. Disponibles ya en Aspasi.

Para adquirirlos, entra en nuestra tienda

 

PRECIOS:

  • Tu cuerpo es tu Tesoro: 12€
  • ¿De qué color son tus secretos?: 14’60€

 

 

Cuentos infantiles para la prevención

Pincha encima para verlos

Twitter

Facebook Aspasi

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

XVIII PREMIO TIERNO GALVÁN

XVIII PREMIO TIERNO GALVÁN

Colaboración con Save The Children

Colaboración con Save The Children

Guía del buen trato al niño. Con la colaboración de Margarita G. Marqués

Guía del buen trato al niño. Con la colaboración de Margarita G. Marqués