Carta de una amiga de Aspasi

Hoy es un día muy especial para mí. Después de casi 3 años y medio de terapia, mi psicólogo me ha dado el alta. Lo hemos hablado y estamos los dos de acuerdo. Iba con esa corazonada y no tenía ni tengo dudas: Es hora de volar. Me hace mucha ilusión compartir esta noticia con vosotros. Me encantaría poder estar ahí personalmente pero ahora mismo me es imposible. Aún así, me siento muy afortunada y me encanta poder contaros esto hoy. Deseo de todo corazón que mi experiencia os de fuerzas para continuar. El camino es muy duro pero os aseguro que merece la pena.
Después de mucho trabajo personal, de muchos mareos, muchas caídas y también muchas pequeñas grandes victorias, hoy siento que no soy un bicho raro. Mi tío abusó sexualmente de mí cuando yo tenía 10 años. Es cierto, eso nada ni nadie lo va a cambiar pero yo soy mucho más que eso, mi vida va mucho más allá. Hoy tengo sueños nuevos, energías renovadas. Hoy miro al futuro con ilusión mientras aprovecho al máximo lo que me da mi presente. Disfruto mucho de mi día a día. Me miro en el espejo y me encanta la imagen que veo. Estoy muy contenta de haber pedido ayuda profesional. No ha sido nada fácil recordar, revivir, tener pesadillas por las noches. Ha habido momentos muy complicados, no los voy a negar pero ha merecido la pena volver a llorar como una niña para poder decir hoy que estoy a gusto y feliz conmigo misma y con lo que me rodea ¿Y sabéis que es lo mejor? Que no hace falta que lo diga porque sé que se me nota en la mirada, en mi forma de comportarme, en mi sonrisa… ¡¡¡Es una sensación tan bonita!!! Por eso quiero compartirla con vosotros. Se puede ir más allá de la pena y la rabia que nos dejaron los abusos sexuales. Si, se puede. Es necesario perderse una y mil veces, llorar y marearse pero al final ves esa lucecita que te empuja hacia adelante. Al final el sol vuelve a brillar y los abusos dejan de ser el tema central de tu vida para dejar paso a proyectos nuevos, a sueños e ilusiones. Te pierdes en los abusos pero acabas renaciendo con fuerza y alegría, con ganas de vivir.
Con estas líneas quiero transmitiros esperanza a los que estáis en esas etapas duras porque yo también he pasado por ellas. He pasado por la rabia, por el pánico, por las pesadillas, por los recuerdos que no me dejaban vivir mi presente en paz… He sentido vergüenza, culpabilidad, me daba asco, apenas me miraba al espejo… He pasado por todo eso y esta mañana sonreía diciendo «No he vuelto a tener pesadillas ni a sentir asco de mí misma». Si yo he podido, ¿por qué no vas a poder tú también? Adelante. Trabaja como puedas, como mejor sepas. Pide ayuda profesional si es necesario y apóyate en los que te rodean. A pesar de lo que vivimos siendo niños estamos aquí, seguimos en pie y nos merecemos lo mejor del mundo. Puede que hayamos sentido que nos arrebataron de golpe nuestra inocencia pero como he leído alguna que otra vez, no nos arrebataron las ganas de soñar y seguir creciendo. Pintad cada día con vuestros colores favoritos. El sol siempre está ahí, aunque a veces las nubes se empeñen en ocultarlo. Insisto. Si yo he podido, ¿por qué no vas a poder tú? Confía en ti. ¡Puedes hacerlo y lo vas a hacer! 🙂

5 comentarios de “Carta de una amiga de Aspasi

  1. Avatar
    Cristal Mendez dice:

    Enhorabuena… Que mensaje màs bonito. Es un verdadero regalo. Gracias.

  2. Avatar
    RS dice:

    Gracias
    Preciosa sincera real vitalista esperanzadora!!

  3. Avatar
    Ana dice:

    Qué bonito todo lo que dices, y qué vitalista!! Estoy totalmente de acuerdo contigo. Durante gran parte del camino el recorrido parece un túnel sin salida, en el que andamos y andamos sin que el aire llegue a llenar por completo nuestro pulmones. Pero como tu dices, sí se puede. El túnel tiene salida, y fuera hay vida por todas partes esperando a que nos unamos a ella 🙂

    Me he sentido totalmente identificada, sobre todo, con esta frase «Te pierdes en los abusos pero acabas renaciendo con fuerza y alegría, con ganas de vivir.»

    Como dice parte de una canción que me encanta,

    Lloré, lloré, lloré, lloré
    Perdí un montón de agua
    pero gané lo que sé

    Crecí, crecí, crecí, crecí,
    Ni morí ni me mataron
    y con la hostia, espabilé

    Qué disfrutéis mucho de cada día y que vivamos cada segundo.

    Un abrazo

  4. Avatar
    maria elena santiviago bieber dice:

    BENDICIONES Y ADELANTE!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para enviar un comentario debe aceptar nuestra política de privacidad y normativa RGPD

*

Acepto la política de privacidad