Aspasi en los colegios. Gracias a las madres.

Gracias a todas las madres y a todos los padres que están solicitando nuestras charlas de prevención “Respeta mi cuerpo, es un tesoro” y nuestros talleres para niños/as “Aprende a cuidarte” en sus colegios y AMPAS.

Si queréis que vayamos a vuestro colegio, sólo tenéis que contactar con el equipo directivo y/o el AMPA y darles nuestro contacto. Nosotros les enviaremos toda la información necesaria.

O, si preferís, nos la pedís a nosotros y se la facilitáis a ellos:
aspasi07@hotmail.com

Ayúdanos a prevenirlo

 

Aprende a Cuidarte - Cartel .001 Respeta mi Cuerpo - Cartel .001

Cómo prevenir el abuso sexual jugando

Como sabéis, Aspasi trabaja activamente en la prevención del ASI con los niños. En este vídeo os mostramos cómo Margarita García Marqués, psicóloga experta en ASI, les enseña a decir sí y no, qué son los secretos que hacen sentir bien y los que hacen sentir mal, qué hacer cuando algo no les gusta… etc, mediante juegos que les refuerzan y aumentan su autoestima.

¡Esperamos que os guste!

Nuevo video de ASPASI: El abuso sexual infantil y cómo abordarlo con los niños: "Los secretos que te hacen sentir mal"

Os mostramos éste video que esperamos pueda ser de utilidad para todos aquéllos que quieren tener unas nociones de cómo abordar el tema del abuso con los niños. Desde aquí queremos agradecer públicamente a Idayra Suárez su gran generosidad.

Gracias a su tiempo y su esfuerzo ha sido posible realizar este documento audiovisual.

"Respeta mi cuerpo: es un tesoro"

El próximo 26 de abril se va a celebrar una charla en el Colegio Estudiantes de Las Tablas de Madrid dirigida al AMPTA bajo el lema “Respeta mi cuerpo: es un tesoro”.

Hasta ahora, hemos dirigido nuestras charlas a los niños para poder otorgarles de las herramientas necesarias para poder decir NO y que sepan reconocer lo que es un abuso, que tengan la seguridad de que si algo les ocurre pueden contárselo a un adulto en el que confíen porque cuanto antes se rompa el silencio habrá menos secuelas.

En este caso, la charla estará dirigida a los adultos para que ellos puedan tener más información acerca de este tipo de situaciones porque es fundamental la acogida que tenga el niño en el caso de que ocurra de la misma forma que es imprescindible que el adulto pueda ver a su hijo.

La charla será oficiada por Margarita García Marqués y la intervención constará de estos puntos:

  • Definición del abuso sexual a menores
  • Las secuelas
  • ¿Cómo hablar a los niños sobre este tema?
  • ¿Cómo detectar si un niño está siendo abusado?
  • ¿Cómo actuar si detectamos que se produce?
  • ¿Cómo no debemos actuar, en ningún caso?
  • ¿A dónde dirigirnos a pedir ayuda en caso de detectarlo?

Con nuestras charlas, no queremos nunca alarmar sino sensibilizar, dar herramientas y buscar soluciones ante una situación que ocurre con más frecuencia de lo que se piensa.

Si estás interesado en que demos una charla o taller en tu centro, colegio, institución… Puedes ponerte en contacto con nosotros en aspasi07@hotmail.com

Profesorado: Prevención y detección del ASI

La función del profesorado es un importante medio de prevención ya que los profesores/as pasan muchas horas junto a los niños/as, los ven crecer y desarrollarse, pueden ver sus cambios y detectar sus señales.

A pesar de que en muchas ocasiones sea difícil detectar el abuso sexual tanto en la infancia como en la adolescencia, también hay resistencias a creer que esto pueda estar pasando realmente y a tantos pequeños como las estadísticas indican. A su vez, la dureza de pensar que un niño puede estar sufriendo algo así delante tuya y no estar percibiéndolo es una carga de responsabilidad importante.

Sin embargo, si aprendemos unas nociones básicas sobre detección e intervención, podremos ayudar a muchos niños que sufran, no sólo abusos sexuales, sino una amplia gama de situaciones y hechos difíciles. En muchas ocasiones, sólo el tener a una persona que les escuche, les crea sin cuestionarles y les acoja en su dolor, es altamente reconfortante para ellos.

Señales e indicios que pueden ayudarnos a detectar abusos:

  1. Conductas hipersexualizadas consigo mismos y con sus compañeros. La curiosidad sexual y los juegos sexuales normales son sanos, pero hemos de estar atentos cuando lo hacen de manera compulsiva o los juegos no corresponden a los conocimientos sobre sexualidad que suelen tener a su edad.
  2. Conocimientos sexuales no acordes con su edad. Esto es un claro aviso para que observemos y puede indicar varias cosas que debemos indagar. Por ejemplo: un abuso sexual físico, que el niño ha visto o tenido acceso a material pornográfico o que ha visto situaciones sexuales reales que está reproduciendo.
  3. Agresividad o aislamiento. En general, cuando algo les afecta, los niños lo expresan hacia afuera, lo exteriorizan, mientras que las niñas lo interiorizan, lo viven hacia dentro.
  4. Autolesiones: golpes, arañazos, pellizcos…
  5. Regresiones. Por ejemplo, cuando ya han aprendido a controlar esfínteres pero dan marcha atrás y retroceden en la etapa de desarrollo.
  6. Mutismo. Niños que dejan de hablar. En muchas ocasiones esto sucede porque tienen que mantener el secreto y es su manera de no contárselo a nadie.
  7. Actitud distraída. No están atentos en las clases, se muestran ausentes, no son capaces de concentrarse y no evolucionan, sin tener ninguna dificultad de aprendizaje.
  8. Ansiedad o nerviosismo que puede verse, por ejemplo, en su manera de comerse las uñas o incluso los dedos.

Si detectamos alguna de estas conductas en los niños, es importante no sacar conclusiones y no alarmar, sino explorar a través de preguntas abiertas que inviten al niño a hablar y crear un entorno seguro y de confianza para que nos pueda contar lo que le preocupe o le haya sucedido.

Si nos cuenta que ha sido o está siendo abusado, debemos escucharle manteniendo la calma, darle las gracias por confiar en nosotros, y decirle que vamos a buscar ayuda. No debemos prometerle cosas que no podemos cumplir, como que le vamos a proteger y que no le va a volver a suceder porque, si no es así, el niño podría sentir que otra persona en quien confía le traiciona.