¿Qué es el abuso sexual (ASI)?

“Contactos e interacciones entre un niño y un adulto cuando el adulto (agresor) usa al niño para estimularse sexualmente él mismo, al niño o a otra persona. El abuso sexual puede ser también cometido por una persona menor de 18 años cuándo esta es significativamente mayor que el niño (víctima) o cuando el agresor está en una posición de poder o control sobre otro.”

National Center of Child Abuse and Neglect (1978)

Incidencia

Los abusos sexuales infantiles representan un problema mucho más amplio de lo que se cree ya que, según el estudio de la Universidad de Salamanca, una de cada 4 niñas y uno de cada 7 niños sufre este tipo de maltrato antes de cumplir los 17 años de edad. El estudio del Consejo de Europa coincide, situando la media en 1 de cada 5 niños y niñas.

El abuso sucede en todos los niveles sociales y culturales y se estima que alrededor del 86 por ciento de los casos los cometen familiares y allegados de forma repetida.

Según estas cifras, son pocos los casos que se conocen, ya que tanto víctimas como entorno tienden a silenciarlo. Los motivos de este silencio son muchos, entre ellos la falta de información y de soluciones visibles, la vergüenza, el miedo a la estigmatización o al rechazo, la relación de cercanía con los agresores, etc.

Los abusadores suelen ser varones aparentemente normales, integrados socialmente, que desarrollan a menudo habilidades interpersonales importantes y mantienen una vida sexual normal. Se estima que alrededor del 13% de los abusos son cometidos por mujeres.

Secuelas y síntomas

Las secuelas del ASI engloban todo el espectro de problemas psicológicos. Algunas de las más comunes son: baja autoestima, angustias, ansiedad, miedos, sentimiento de suciedad, vergüenza, culpabilidad, temores, terrores nocturnos, hipersexualización o miedo y temor al sexo. En los casos más graves, algunas de las secuelas pueden ser: enfermedades mentales diversas, estrés post-traumático, depresiones, psicosis, disociación, anorexia, bulimia, ansiedad, angustia, dificultades para relacionarse, dependencia y/o codependencia, autolesiones, sentimiento de culpa, drogadicción, ludopatía, alcoholismo, tentativas de suicidio,…

Los síntomas inmediatos pueden ser físicos, emocionales y conductuales: pesadillas, conducta sexualizada, conocimientos sexuales superiores a su edad, cambios de hábitos de comida, miedo, agresividad, ansiedad, tristeza, aislamiento, rechazo hacia una persona o situación, etc. Cualquier cambio de actitud o comportamiento en un menor debe ser observado e indagado para saber su causa y ofrecerle la ayuda adecuada.

A largo plazo, algunas de las secuelas más comunes son: baja autoestima, miedos, sentimiento de suciedad, vergüenza, culpabilidad, hipersexualización o miedo al sexo, anorexia, depresión, psicosis, prostitución, dificultades para relacionarse, dependencia, drogadicción, autolesiones, tentativa de suicidio, etc

Prevención

La educación y la información son imprescindibles para prevenirlo. Los adultos podemos aprender a detectarlo y conocer los recursos disponibles, así como las pautas para una primera acogida.

Podemos también enseñar a niños y niñas a protegerse de situaciones no deseadas dándoles herramientas para reconocerlos y saber decir NO a tiempo. Si el maltrato ya se ha producido, sabrán que pueden contarlo cuanto antes a una persona de su confianza para que les ayude a buscar solución al problema, reduciendo al mínimo las secuelas.

4 comentarios de “El abuso

  1. Avatar
    Olga dice:

    Tengo dos hijos menores los cuales han contado que si padre avbusa de ellos. Llevo 2 años luchando para que esto no vuelva a repetirse y que les hagan daño y no se nos cree. Es una impotencia total ante la justicia.

  2. Avatar
    Gustavo Torres dice:

    Hola!! Me llamo Gustavo. Fui abusado a los 12 años, ahora tengo 56. Era un niño ingenuo y de 0 conocimiento sexual. Recién ahora estoy procesando aquello con ayuda psicológica. La lista de mis dolores y/o molestias físicas es larga tanto como mi tristeza, mi soledad y fobia sexual. Hay más y eso que la persona que abuso de mi era otro niño de igual edad. No es lo mas común solo pido que no se olviden de prevenir que el abusador puede ser otro niño.

  3. Avatar
    Marí dice:

    Buen día, en el caso de un menor de 2 años 11 meses, como serían los síntomas.

  4. Avatar
    ruiz dice:

    todo me sirvió de mucho para que mi hermana menor no le pase nada de esto asi estará a salvo por un tiempo porque de ahí en adelate yo la cuidare hasta el final

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para enviar un comentario debe aceptar nuestra política de privacidad y normativa RGPD

*

Acepto la política de privacidad