….Aún a veces, después de más de 39 años que empezó todo, si lo pienso (mejor decir) si lo siento. Siento aquel nudo en el estomago, como mariposas en el vientre que suben y bajan y dan vueltas de forma incontrolada intentando escapar del cuerpo, pero yo no les dejo porque estoy aterrada, paralizada….

Eso era exactamente lo que me pasaba cuando mi tío abusaba de mí. Mi ser desaparecía de la faz de la tierra, solo me quedaban aquellas mariposas en el estomago como señal de que estaba viva y no debía desaparecer del todo.

Han pasado muchos años y en realidad aquello paso, incluso finalmente lo denuncié con 17 años y cumplió su condena.

Llevo una vida normal. Pero quiera o no, marcada por este hecho. Marcada por no saber diferenciar el amor del sexo, amén de disfrutar de mi cuerpo, por desconfiar de la familia y de las personas en general, por haber perdido la infancia para convertirme de repente en víctima y acusada a la vez.

Los abusos sexuales son Tabú.
Si lo cuentas aunque seas adulta, te miran como si te hubiera pasado ahora y no de niña y hasta se preguntan ¿porque no hiciste nada? Sientes la verguenza ajena al contarlo y no puedes evitar sentir la culpa del silencio o en otros casos, te dicen ¡¡eso ya paso hace muchos años!!! olvídate. Si me olvido, me olvidé desde el primer momento para mitigar el dolor, pero mi cuerpo y mi alma no olvidan y yace muy dentro de mí, en el fondo, escondida, la niña asustada que fui en aquellos duros momentos de continuos abusos.

Lo peor no son los hechos. Son las secuelas. Secuelas psicológicas que van marcando la forma de pensar, de vivir, de sentir, de relacionarse…mientras vas creciendo con aparente normalidad y sin saber realmente que está pasando.

¿Alguien se preocupa por esto? Son daños colaterales (similar al stress post-traumático) ¿quien paga los tratamientos con el psicólogo?

Por favor, gobiernos y ciudadanos del mundo. Los abusos sexuales son asesinatos en toda regla. Asesinatos de la infancia, de los valores, de las ilusiones, de las esperanzas de los niñ@s .

Abran los ojos y miren la realidad y hablen de ello y ayuden a los niñ@s en su proceso de sanación y crecimiento.

MARIA

España

¡Comparte!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrShare on Google+Email this to someone